¡Controla tu tasa de rebote!

17 marzo, 2023 - Frédérique Biau
11313 vistas

12 minutos

  • ¿Qué es la tasa de rebote y qué importancia tiene?

  • ¿Conoces la tasa de rebote de tu sitio web?

  • ¿Cómo se puede optimizar?

Hoy tenemos algunos consejos para ti: unas pequeñas pistas que te pueden ayudar a lograr una buena tasa de rebote.

¡Y no podemos esperar a compartirlas contigo!

Tasa de rebote: una definición sencilla y eficaz

La tasa de rebote es un indicador de rendimiento que pone de manifiesto la calidad del contenido de tu sitio web. Dice mucho sobre la satisfacción de los visitantes.

Después de crear tu sitio web, seguramente te preocupa el bienestar y la satisfacción de tus clientes, y quieras conocer la tasa de rebote.

Como su nombre indica, la tasa de rebote mide el número de visitantes que "rebotan" en tu página. Es decir, el porcentaje de visitantes que han abandonado una página sin visitar otra.

Después de salir de tu sitio web, los visitantes se marchan: puede ser que cierren la pestaña, o su navegador. Pero es importante saber que un usuario inactivo durante más de 30 minutos en el sitio web también se considera que ha "rebotado".

Tu tasa de rebote se puede medir en dos niveles:

  • Para todo el sitio web

  • Para cada página individual: esto te permite observar en detalle las páginas que tienen una alta tasa de rebote, e investigar por qué razón.

¿Cómo controlar la tasa de rebote?

💡 Google Analytics calcula la tasa de rebote de una manera específica: es una sesión que desencadena una sola solicitud (visitar una sola página de tu sitio, por ejemplo) al servidor de Analytics y luego sale sin desencadenar ninguna otra solicitud.

Taux de rebond site

Crear un sitio web

¿Qué es una buena tasa de rebote?

En este contexto, seguramente habrás llegado a la conclusión de que la tasa de rebote debe ser lo más baja posible. Porque cuanto más baja sea la tasa de rebote, más significa que tu sitio web es atractivo: quiere decir que los visitantes quieren saber más sobre lo que haces, ya que han visto varias páginas.

Sin embargo, conviene matizar esta afirmación: según la naturaleza de tu sitio web, esta observación se matiza.

Por ejemplo, con un sitio de comercio electrónico, se debe tratar de reducir al máximo la tasa de rebote. El objetivo de este tipo de sitio es animar a los usuarios a visitar la tienda

 y comprar los productos o contratar los servicios.

Atención
Info warning
Pero cuidado: si, por ejemplo, pones un enlace de afiliación en tu blog, una tasa de rebote alta puede indicar que los visitantes han hecho clic en el enlace. Lo que es tu objetivo principal. En este caso, debes saber el número de clics salientes.

Por otro lado,para un sitio web editorial que ofrece contenido informativo una tasa de rebote alta puede ser puede ser algo muy bueno, ya que significa que el usuario encontró inmediatamente lo que buscaba.

¿El tener una tasa de rebote alta es bueno o malo?

Como acabamos de ver, no necesariamente.

En efecto, si tu objetivo es que los usuarios visiten el mayor número de páginas posible, pasen tiempo en tu sitio web, lean los artículos de tu blog... Entonces es una mala señal.

Sin embargo, si tienes un sitio web sencillo, un sitio de una sola página o un blog con un gran número de visitantes que regresan (que leen cada artículo, cada vez que publicas algo: ¡Si que tienes lectores fieles!), ten por seguro que es perfectamente normal.

Debes seleccionar los indicadores clave (KPI) y comparar las cifras en función de tus objetivos. No te asustes si los datos no están alineados con las normas que puedes encontrar en internet

Sin embargo, para darte una idea, aquí tienes los datos que tenemos sobre la tasa de rebote:

  • Más del 80% es malo

  • 70 - 80% es pobre

  • 50 - 70% es bueno

  • 30 - 50% es excelente

  • 20% o menos... Es probablemente un error de seguimiento 😜

¿Cómo controlar la tasa de rebote?

¡Puedes conocer la tasa de rebote de tu página web y el tráfico de tu sitio web, utilizando las herramientas de Google! Puedes activar Google Analytics.

Taux de rebond

Fuente de la imagen: Tonipadrell.com

Comprueba tu tasa de rebote en tus analíticas de Google (arriba: una tasa de rebote alta)

Por ejemplo, puedes aprovechar para estudiar tu tasa de rebote desde varios ángulos en Google Analytics gracias a los informes:

  • El informe “Visión general de la audiencia” muestra la tasa de rebote general.

  • El informe “Canales” para ver la tasa de rebote de cada grupo de canales.

  • El informe “Todo el tráfico” muestra la tasa de rebote para cada fuente/medio.

  • El informe “Todas las páginas” muestra la tasa de rebote de las páginas individuales.

También puedes configurar herramientas de seguimiento como Hotjar que te permiten ver el comportamiento de los usuarios en una página web.

Hotjar taux rebond

                                                                            Fuente de la imagen: Ecommerce-nation.fr

De este modo, podrás ver los bloqueos, lo que frustra a los usuarios, y su recorrido en la web, así como los enlaces que se han hecho clic

Tasa de rebote: ¿cómo interpretarla?

Para analizar correctamente la tasa de rebote, hay que interpretarla en función de la tasa de salida de la página.

💡 Es importante diferenciar estos dos indicadores: la tasa de salida es el hecho de salir de una página y la tasa de rebote es abandonar un sitio web desde la primera página vista.

La tasa de rebote por sí sola no es suficiente para saber el grado de satisfacción de tus usuarios. Hay que seguirles la pista y observar su comportamiento con atención, como un detective.

Por ejemplo, en una página de aterrizaje, se puede diferenciar entre un usuario que ha leído todo el contenido y ha abandonado la página, y un usuario que ha pasado por la página y luego se ha vuelto a ir.

Sin embargo, estos usuarios se contabilizarán de la misma manera. Así que ¡cuidado!

El comportamiento del usuario debe ser analizado en detalle, utilizando otros elementos, para una interpretación más precisa y exacta.

Después de analizar todos los indicadores e identificar las páginas con bajo rendimiento, tienes que seguir investigando y entender qué está pasando en tu sitio web. ¡Vamos!

Alta tasa de rebote: ¿por qué?

Una mala tasa de rebote puede deberse a diferentes razones:

  • Un fallo técnico: el tiempo de carga del sitio puede ser demasiado largo, y los usuarios pueden impacientarse y enfadarse, y abandonar la página.

  • Un problema estético: las páginas web pueden estar obsoletas, ser poco claras o no estar bien diseñadas. No inspiran confianza y no satisfacen a los usuarios

  • Contenido insatisfactorio: la información de la página no corresponde con la solicitud del visitante, que está decepcionado y se va a buscar en otra parte.

  • Una mala experiencia de usuario: música que aparece de repente y te rompe los oídos, ventanas emergentes que no paran de aparecer (aunque no las quieras), demasiados GIFs y animaciones que dan náuseas, o que ralentizan el sitio web...

Todos estos elementos pueden ser considerados como obstáculos por el internauta, y hacer que quiera salir.

  • Una página mal estructurada desde el punto de vista del marketing: un sitio web debe construirse para animar a los usuarios a hacer clic en los enlaces, hasta la consecución de tus objetivos

Para ir más allá
Info stepup
Para ello, debes agregar botones, enlaces, elementos visuales, mostrar argumentos, etc. Si ciertas páginas ahuyentan a los usuarios, quizá sea eso lo que hay que trabajar.
  • Mala segmentación: si tienes una alta tasa de rebote de los visitantes que provienen de las redes sociales, de Google Ads o de enlaces externos, debes trabajar la segmentación de tus campañas. En efecto, un tiempo corto en la página con una alta  tasa de rebote puede significar que los anuncios son engañosos o mal interpretados por el público.

Optimizar la tasa de rebote: ¿qué me aporta?

¿Por qué mejorar la tasa de rebote?

Hay varias buenas razones para tratar de reducir su tasa de rebote:

  • Para ofrecer una mejor experiencia al usuario. Tu tasa de rebote es significativa y determinante: significa que a los usuarios les gusta tu web o que no les gusta.

En el primer caso, ¡sigue adelante!

En el segundo caso, probablemente será necesario realizar algunos cambios o mejoras en tu sitio web.

  • Para mejorar tu posicionamiento: tiene en cuenta esta tasa de rebote a la hora de posicionar tu web. Como acabamos de ver, es un buen indicador del nivel de satisfacción de los visitantes.

Estas son dos buenas razones para trabajar duro para conseguir la mejor figura posible.

Crear un sitio web

¿Cómo mejorar tu tasa de rebote?

Para mejorar su tasa de rebote, se puede trabajar en diferentes frentes. Identifica tus páginas menos populares (con la tasa de rebote más alta) y trata de entender qué es lo que está fallando.

Aquí hay 6 palancas para optimizar la tasa de rebote:

  • Diseño: un sitio web con un diseño anticuado y poco atractivo no anima a los usuarios a explorar y obtener más información sobre tu negocio. La solución en este caso es destacar el contenido.

  • Ergonomía: es una parte muy importante para mejorar la tasa de rebote. En efecto, hay que tener en cuenta que cuando un usuario llega a un sitio web, lo hace con una petición muy concreta, una pregunta o una necesidad de información. Tu página web debe responder a esta petición de la forma más clara y rápida posible. Por eso tu sitio web debe ser legible, claro y fácil de navegar: por ejemplo, con un menú principal sencillo y claro.

Como ya hemos dicho, la velocidad de carga también es importante: No sobrecargues las páginas con demasiado contenido y limita la altura de desplazamiento.

  • Posicionamiento: los visitantes que llegan a tu sitio a través de Google deben encontrar una respuesta a su solicitud.
    Por lo tanto, las palabras clave que uses son de suma importancia en este contexto. Debe haber una correspondencia entre el contenido de tu sitio y las palabras clave con las que los usuarios llegan a tu web

  • La calidad del contenido: no hace falta decirlo, pero cuanto más atractivo es el contenido, más permanecen los usuarios.

  • Reducir el número de enlaces externos y anuncios. Merece la pena añadir enlaces relevantes, si son útiles para ti. Sin embargo, hay que tener en cuenta que un visitante que haga clic en uno de estos enlaces abandonará el sitio web.

  • Tu público objetivo: lo repetimos como un disco rayado, pero es porque es importante: tienes que conocer bien a tu público y adaptarte a él.

Si una persona visita un sitio web que no le gusta, seguramente se irá sin hacer nada.

¡La tasa de rebote tiene un impacto en la posición en Google!

Estudio de caso: lo mejor de la web

Mejorar la experiencia del usuario

Taux de rebond site internet

Fuente de la imagen: Ibermaticadigital.com

Paypal, el servicio de pago en línea

Ahora es uno de los mejores sitios web financieros en términos de experiencia de usuario. El diseño de este sitio web y de su aplicación móvil está pensado para que las acciones del usuario sean más obvias y el acceso a las funcionalidades sean más manejables.

La interfaz es clara y presenta la información sin gráficos innecesarios ni elementos superfluos..

Paypal rebond

La plataforma Airbnb

Este sitio es conocido porque es fácil encontrar lo que se busca y reservar un alojamiento.

Airbnb rebond

Han tomado la decisión de presentar imágenes de alta calidad, que proporcionan toda la información necesaria: el alojamiento, la actividad, la experiencia, se describen a través de fotografías.

💡 Airbnb ha añadido un apartado sobre el COVID-19 para adaptar sus ofertas a los nuevos paradigmas. (después del parón de las reservas en la plataforma).

Taux de rebond d'un site

El blog y la tienda online de Design Milk

La web de diseño y arquitectura inglesa es otro ejemplo muy bien establecido.

Diminuer taux rebond

 🔎 Centrarse en algunos puntos:

  • El logotipo aporta una verdadera identidad a la marca, ¡no hay que descuidarlo!

  • El menú está organizado en secciones bien definidas para hacer accesible la información que interesa al lector

  • Los últimos artículos publicados son lo primero que llama la atención

  • Puedes suscribirte al boletín en cualquier momento haciendo clic en el botón de suscripción (discreto pero claro) en la sección "Stay In Touch". 

  • Incluso puedes añadir, como hacen ellos, un botón de "Donación" y un enlace a su página de misión.

Para encontrar otros ejemplos de sitios bien diseñados, puedes consultar nuestra lista de los mejores sitios web de 2022:

👉 Diseño y tendencias gráficas

Para resumir la tasa de rebote

Una alta tasa de rebote no es necesariamente una mala señal. Por el contrario, puede ser un signo de eficiencia: tal vez el usuario encuentre lo que busca de forma rápida y precisa y, por tanto, se sale de la web.

Para interpretar correctamente la tasa de rebote, combínala con otros indicadores (tasa de salida, tasa de clics, comportamiento de los usuarios, conversiones, etc.).

Como hemos visto, reducir la tasa de rebote no es una ciencia de cohetes: una vez que hayas encontrado la razón por la que los visitantes abandonan tu sitio, todo lo que tienes que hacer es trabajar (¡en la dirección correcta!).

La tasa de rebote no es el único indicador de notoriedad, hay muchos otros indicadores que te permiten analizar las estadísticas de tráfico de tu página web.

Un alto índice de rebote generalmente significa un mal posicionamiento.

En este caso, los orígenes son principalmente:

  • Experiencia de usuario deficiente (carga lenta de la web, navegación complicada, mala optimización para móviles).

  • Mal diseño de la página web, mala calidad del contenido.

  • Un desajuste entre el contenido y las palabras claves

Sea como sea, no hay ningún secreto: sé metódico y persistente, y seguro que consigues resultados.

Frédérique Biau
Editora y traductora
Como apasionada de la ciencia ficción, de las nuevas tecnologías, de la escritura y del arte en general, mi carrera profesional empezó en la gestión cultural. Con diversión y entusiasmo, soy una redactora y traductora web desde casi 9 años. ✍️

Última actualización: 17 marzo, 2023

Crear una página web fácilmente

  • Lanzamiento inmediato
  • Creación intuitiva
  • Atención al cliente rápida